Lunes, 22 Enero 2018 16:00

Que la luz no nos apague

Que la luz no nos apague

Salvador Maese Barraza *

 

Me refiero a lo que en últimas semanas y días hemos visto en Mexicali y otras ciudades de Baja California con las tarifas eléctricas para el uso industrial que superó el cien por ciento y, en algunos casos, lo hizo hasta tres veces más no importando si la empresa era grande, mediana o pequeña.

 

Ante los aumentos que definió la Comisión Reguladora de Energía (CRE) experimentamos en poco tiempo tres reacciones. La primera reacción fue de sorpresa y pensar que se había ocasionado por error, la segunda fue de molestia por un incremento irracional y la tercera  reacción fue de empezar a evaluar la pérdida de competitividad por que ante el aumento en el precio de la energía se ocasiona un aumento en los costos operativos de las empresas.

 

Al elevarse abruptamente los costos de las compañías, sería lógico que pudieran evaluar  el salirse del estado o incluso del país, provocando la redefinición de proyectos, de los planes de producción y por último llevar a la pérdida de empleos. No es superficial lo que comento porque lo que como empresas pagamos por la energía eléctrica, viene a ser unos  de los cinco principales costos: los restantes son la nómina de los obreros, técnicos y administrativos, los impuestos sobre la nómina, la renta de instalaciones y el consumo de agua.

 

Afortunadamente como organismo empresarial que encabezo y junto con otros homólogos de agrupaciones en el Estado, se instaló la semana pasada una mesa técnica con el propósito de revisar el mecanismo de cobro de la tarifa eléctrica.  Mesa, que siendo sincero, también fue posible armar por el apoyo de nuestro Gobernador quien presencialmente nos respaldó ante la Secretará de Energía, la CFE  y dicha Comisión en la reunión que celebraos el pasado viernes 12 en la Ciudad de México: con involucramiento de otros funcionarios y el Gobernador, surgió el compromiso de recalcular las tarifas para el suministro básico de media y alta tensión del sector comercial e industrial, en tanto se modificarán miles de recibos de luz de empresas en todo Baja California para aplicarles solamente un incremento del 4.7 por ciento de lo que registraron en noviembre del año pasado.

 

Lo rescatable de esta coyuntura radica en que continuarán las sesiones técnicas de revisión y se dará un plazo para el pago; mientras tanto se redefinirán los valores de los factores de la fórmula que utilizaron para calcular el cobro de la energía que usamos los sectores industrial y comercial. Es oportuno mencionar que el cálculo de las tarifas y aumentos de diciembre del año pasado, fueron los que por primera vez hacía la Comisión Reguladora de Energía basándose en una nueva metodología ajustable tomando en cuenta el costo de cada segmento de la cadena de valor de la industria eléctrica.

  

Como lo digo en el título, “Que la luz no nos apague” los elementos para la competitividad de nuestros comercios y por supuesto de las empresas exportadoras que represento, porque de lo contrario el aumento sobredimensionado del precio de la energía eléctrica, la incertidumbre por el TLCAN y el eventual efecto negativo por la reforma fiscal de Estados Unidos, nos sacarán del radar de los inversionistas y corporativos trasnacionales que han creído en nuestra eficiencia y productividad.

 

El autor es Presidente de Index Mexicali y Director de Recursos Humanos

para LatinAmérica en Newell Brands.