Miércoles, 07 Diciembre 2016 16:00

El orgullo de vivir en una gran ciudad

Salvador Maese Barraza *

 

Vivimos en un momento crucial por lo que nacional, estatal y municipalmente, la seguridad es uno de los grandes desafíos que afrontamos no sólo como empresas, sino como ciudadanos y como autoridades

 

Por ello con la Presidencia Municipal que recién empieza en Mexicali, queremos rehacer lazos de cooperación y además restablezcamos la confianza para mejorar los espacios públicos, mejorar las áreas de convivencia, favorecer la integridad familiar y fomentar la cohesión de la sociedad mexicalense; esto, sin duda, lo podemos hacer si llevamos a buen término acciones de coordinación no solo con la autoridad sino con el resto de quienes integramos la ciudad.

 

No quiero decir que hay que hacer todo nuevo ni empezar de cero, pues lo que nos conviene es volver a lo básico: resolver una gran cantidad de pequeños problemas para que no se vuelvan grandes conflictos para quienes convivimos y quienes trabajamos en Mexicali.

 

Para la cuestión de seguridad, y como lo mencionaba en la colaboración anterior que es uno de los principales temas detectados, debemos sumarnos organismos no gubernamentales, asociaciones civiles, instituciones empresariales, los comercios –sean pequeños o grandes-, quienes presten servicios, las escuelas y centros de formación en todos los niveles educativos, así como los ciudadanos que estén comprometidos con la defensa de sus respectivas colonias.

 

En index Mexicali, en donde participo con entrega, hemos adquirido conciencia de que la estructura familiar, el trabajo organizado y en equipo, son las bases de una sociedad ordenada y segura, además de que en ella se encuentra la clave para formar una nueva cultura de participación y responsabilidad social.

 

Como ciudadanos responsables, debemos crear una comunidad amable, humana y cálida; debemos fomentar una cultura de orgullo al vivir en una gran ciudad. Pero también como personas comprometidas con la comunidad mexicalense, debemos contribuir a la seguridad y construir razones para estudiar, trabajar, producir, vivir y convivir en una ciudad limpia y segura.

 

Son miles, los que debemos aportar nuestro grano de arena, como también las autoridades del municipio tienen que tomar compromisos para responderle a Mexicali las nuevas realidades del entorno. En ese sentido solicito a los funcionarios del Ayuntamiento disposición de trabajo para crear y mantener puentes de comunicación abiertos y directos.

 

Invito a los lectores a que nos sumemos al proyecto de construir entre todos un Mexicali pacífico, próspero y seguro, a que las mujeres y hombres recuperemos la pertenencia y la unidad, siempre con la filosofía de que el gobierno y sus diferentes órdenes, están para servir a la comunidad; para hacer, por ejemplo, de nuestras calles y vialidades modelos de vanguardia y dinamismo; de construir puentes y pasos inferiores que permitan a las familias disponer de más tiempo para convivir y a las empresas mejorar en su logística de negocios.

 

Además de las vialidades, debemos los ciudadanos beneficiarnos de un transporte público de calidad, seguro y ágil; medios de transporte en donde incluso las personas con capacidades diferentes lo aborden con facilidad, en el que una madre y sus hijos sean tratados con cuidado, al igual que los adultos mayores.

 

En lo que a quien escribe corresponde, les ofrezco mantener y fortalecer puentes de comunicación abiertos y directos con las autoridades municipales.

 

* El autor es Presidente de Index Mexicali y Director de Recursos Humanos para Latin América en Newell Brands.